Visita kuchentime.com
Elegir el color de la cocina  | cocinasdyd.com

La cocina es una de las estancias importantes del hogar. Elegir el color de la cocina no es un tema baladí. Hay que tener en cuenta: las dimensiones, los espacios que se quieren crear, el uso que se le vaya a dar, los gustos personales… El color de la cocina puede estar: en los muebles de la cocina, los revestimientos (paredes y suelo), la encimera, los electrodomésticos y los accesorios.

1. Lo primero que hay que tener en cuenta es el tamaño de la cocina.

En el caso de que la cocina sea pequeña, lo aconsejable es optar por los colores claros, ya que agrandan el espacio y dan mayor sensación de amplitud y también de luminosidad. Por el contrario, si la cocina es grande, es posible jugar con otros tonos más oscuros y cálidos, si se prefiere, pero sin quitar exceso de luz a la estancia. Los colores sombríos absorben la luz y no la proyectan, por lo que la cocina parecerá más oscura y pequeña.

2. No deben combinarse más de dos colores distintos y, si se hace, al menos uno tiene que ser un color neutro.

Los colores ácidos son demandados en las cocinas. Son tonalidades arriesgadas para otros lugares de la casa, por lo que la cocina, en los muebles o accesorios- es el espacio ideal para adaptarlos e implementarlos. Suelen combinarse con colores blancos o neutros para que el contraste sea bonito y no canse o aburra ni produzca fatiga visual a largo plazo.

3. Jugar con el material/color de la encimera.

Las encimeras pueden ser de diferentes tipos de materiales. - Las de madera: ofrecen calidez y hay posibilidad elegir la tonalidad: de haya, nogal, roble… - Las de piedra, sea mármol o granito: por el contrario, ofrecen frialdad y no se puede elegir el tono. - Las de acero: ofrecen un acabado más profesional, industrial y moderno. - Las de cristal templado: aportan frialdad, elegancia, transparencia y aspecto de limpio.

4. ¿Qué uso se le va a dar a la cocina?

Hay casas donde se hace vida en la cocina y otras donde prima la funcionalidad y solo se cocina. Para quienes en la cocina también tienen el comedor y, por tanto, pasan mucho tiempo ahí, se recomienda que opten por el naranja, que estimula el apetito y la conversación, y huyan del azul.

5. Otras consideraciones generales a tener en cuenta de cada color:

  • Debido a que la cocina es un lugar con fuentes de calor (placa de cocción, horno y microondas, principalmente), se desaconseja el uso de los rojos y negros, que son tonos de fuego y calor.
  • Los colores marrones y derivados disimulan las manchas.
  • Los colores pastel ofrecen tranquilidad.
  • El blanco es el color que simboliza la limpieza.
  • El verde aporta calma y silencio.